Aceleradora Vs. Incubadora

Las incubadoras orientan a la empresas a lo largo de su infancia mientras que las aceleradoras guían a las empresas desde la adolescencia hasta su edad adulta.

Parece ser que hay cierta confusión acerca de las diferencias entre las aceleradoras de negocios y las incubadoras de empresas. Muchas personas utilizan los términos sin distinción, pero hay un número de elementos que las distingue. Al mismo tiempo, existen coincidencias que se traslapan entre los servicios de incubación y aceleración, lo que explica gran parte de la confusión. Este artículo tiene la intención de ayudar a clarificar la diferencia entre ambas.

A veces es más sencillo entender la diferencia entre dos paradigmas adyacentes al conocer primero los elementos que comparten. Por ejemplo, tanto las incubadoras como las aceleradoras preparan a las empresas para el crecimiento al proporcionar asesoría y orientación pero de manera ligeramente distinta, y aún más importante, en distintas etapas del ciclo de vida del negocio.  Debido a la gran cantidad y variedad de servicios de incubación y aceleración disponibles, es difícil establecer definiciones claras.

Para entender esto de la mejor manera, es útil hacer una analogía y comparar la vida de un negocio con la vida de un ser humano.

En términos generales, existen tres etapas principales en la vida de una persona:

Infancia --> Adolescencia --> Edad adulta

Al igual que un padre le proporciona protección a su hijo para que el niño se pueda sentir seguro y aprenda a caminar y hablar, una incubadora ofrece espacio de oficinas, herramientas de negocios, capacitación y acceso a financiamiento y redes profesionales. La incubadora nutre al negocio a lo largo de su fase de inicio (Infancia) y proporciona todas las herramientas y asesoría necesaria para que pueda caminar por sí solo.

Mientras que aprender a pararse es una gran logro empresarial, el camino hacia la adolescencia comúnmente está lleno de inseguridad y retos, y la necesidad de asesoría dista mucho de haber concluido. Como todo padre sabe, el guiar a un joven a través de sus años de adolescencia es quizás la parte más difícil de la vida de esa persona, ya que es el proceso en donde el adolescente cobra un sentido de identidad y de sí mismo. Uno de los retos más grandes que enfrentan la mayoría de las empresas que operan en la frontera entre la infancia y la adolescencia es que tarde o temprano, se quedan atrapadas en el torbellino de la operación cotidiana y no logran incorporar una planificación estratégica de largo plazo en el desarrollo de su negocio. La empresa puede perder el rumbo de su propuesta de valor única—su identidad—durante esta fase.

Es en este momento crítico en el ciclo de vida del negocio que la mayoría de los programas de las incubadoras concluyen, ya que la empresa tiene las herramientas técnicas necesarias para emprender el vuelo. Sin embargo, el viaje para el crecimiento sostenido está lejos de terminar. Muchas veces se vuelve indispensable recibir asesoría y orientación adicional. Es precisamente en este encrucijada en donde una aceleradora de negocios se vuelve muy útil. Por medio de los servicios de aceleración, comúnmente en forma de “programas de aceleración”, las aceleradoras de negocios ayudan a las empresas a transitar por la adolescencia hasta llegar a prepararlas para la edad adulta; es decir, ayudarles a desarrollar brazos y piernas fuertes (fortaleza institucional), valores sólidos y una mentalidad clara (visión y estrategia) para el futuro. En otras pablaras, mientras que las incubadoras ayudan a las empresas a pararse y caminar, las aceleradoras les enseñan a correr.

Es importante señalar que en términos generales las aceleradoras de negocios se pueden clasificar en dos categorías: aceleradoras semilla o Seed Accelerators (como Y Combinator) y aceleradoras de negocios o Second Stage Business Accelerators (como la Aceleradora de Negocios Impulsa). Las Aceleradoras Semilla comparten muchas de las características de las incubadoras de negocios; sus servicios habitualmente incluyen inversiones pre-semilla (comúnmente a cambio de capital) y se enfocan principalmente en la innovación de modelos de negocios. A diferencia de las incubadoras, el periodo de inicio de la empresa en las aceleradoras semilla es corto, y las empresas de nueva creación (startups en inglés) comúnmente son apoyadas en grupos de cohortes o “clases” durante el programa. Además, las incubadoras comúnmente proporcionan un espacio físico de oficina para sus empresas de nueva creación; este siempre es el caso con las aceleradoras semilla. A su vez, una aceleradora semilla es considerada una fase preparatoria con una duración de sólo 2-4 meses. Durante este periodo, se guía a la empresa de nueva creación a obtener acceso a la red adecuada y finaliza con un “Día Demo” en donde se tiene la oportunidad de presentar proyectos a inversores de capital de riesgo (Venture Capitalists en inglés) y/o ángeles de negocios.

En contraste, una aceleradora de negocios es muy distinta a las incubadoras y programas de aceleración semilla. El modelo de incubadoras es ideal para una gran variedad de empresas, pero durante la última década un aumento de empresas de nueva creación con un enfoque en la alta tecnología han constituido una gran parte de sus portafolios. El tiempo que una empresa de nueva creación se mantiene bajo la “protección” de la incubadora antes de graduarse varia dependiendo de la habilidad de la empresa de valerse por sí misma, pero puede llegar a durar varios años. Por el otro lado, un programa de aceleración de negocios comúnmente dura entre 3-6 meses. El énfasis de la aceleradora de negocios está en el crecimiento rápido y en ayudar a identificar los problemas organizacionales, operacionales, y estratégicos que pueden estar aquejando al negocio. Se puede entender como un servicio de asesoría de negocios holístico, que comúnmente contiene una semejanza fuerte a las prácticas de asesoría de  gestión empresarial tradicional, pero adaptadas a organizaciones medianas y pequeñas.

Es importante recordar que a diferencia de las personas, las empresas no crecen en base al tiempo, sino por medio de la expansión de los mercados. Una empresa establecida aún puede estar estancada en sus actividades operacionales o puede enfrentar otros obstáculos para acelerar su negocio. En estos casos, las aceleradoras de negocios pueden intervenir para ayudar a enderezar el rumbo hacia la madurez, sin importar si es una empresa joven o establecida.

Tanto las incubadoras como las aceleradoras son recursos económicos/instituciones importantes para fomentar y aumentar el crecimiento de las empresas, ya sea desde su creación o para fortalecer organizaciones establecidas. Como todos ya sabemos, el crecimiento de las empresas es la esencia de cualquier economía.

 

Screen Shot 2013-07-11 at 4.49.02 PM.png